All posts by Joaquín Almería

La mejor alternativa a las dietas «milagro»

¿Cuánto son de efectivas realmente las dietas para perder peso?

Llegó el verano y quieres lucir tu bañador en la piscina o en la playa. Pero… ¡Oh no! esos kilos de más que he cogido en invierno.

Y empiezas a buscar dietas en internet y a preguntar a tus familiares y amigos cuál es la mejor dieta.

Además, cada año aparecen nuevas dietas, pero… ¿son recomendables? Y te asaltan mil dudas. ¿Cuál es la más efectiva? ¿La más rápida? ¿La que será más fácil de cumplir? ¿La que tendrá menos consecuencias para mi salud? Todos nos hemos visto alguna vez en esta situación, o ¡más de una!

Bajar de peso, sentirse bien consigo mismo, mejorar su dieta o llevar un estilo de vida saludable son algunos de los objetivos que las personas se fijan todos los días.

Pero cómo conseguirlo es la pregunta que no todos saben responder.

La dieta keto, la dunkan, ayuno intermitente… demasiadas opciones y demasiada información contradictoria en internet.

Hoy en este artículo vamos a explicar cuál es la mejor opción para conseguir la salud y el cuerpo que deseas sin dejarte engañar por mil promesas de las dietas milagrosas y aclararemos por qué las dietas no funcionan y no deberían ser una opción para conseguir tu peso ideal.

Qué dieta elegir para perder peso

Cuál es la diferencia entre entre la dieta keto y una dieta baja en calorías. y entre estar a dieta y no estar a dieta y por qué las dietas no funcionan.

Estar a dieta qué significa? estar a dieta significa que tienes que privarte de cosas, que no puedes comer lo que te gusta. Y automáticamente el cerebro, como todo lo tabú, todo lo prohibido, lo desea más que antes. 

Estar a dieta significa contar calorías, contar carbohidratos, estar obsesionado con contar cosas, que de nuevo, esto lo que hace es sacar el foco mental de donde debería de estar.

Las últimas estadísticas además indican que en EEUU y en Europa, solo un 12% de las personas siguen la dieta que están haciendo lo suficientemente bien como para poder ver resultados. Esto es debido a que todas las dietas son muy difíciles de seguir porque no son compatibles con nuestro día a día, con nuestra vida social ni con nuestra cultura.

Otro problema que tienen las dietas, son las consecuencias que tienen en nuestra salud las restricciones alimenticias que conllevan.

Dietas restrictivas

Un claro ejemplo es la restricción en hidratos de carbonos que tiene la dieta cetogénica, que te permite comer solo entre 20 y 40 gramos al día de este macronutriente. Esta cantidad de carbohidratos pone en peligro directamente nuestra vida.

De los 3 macronutrientes que existen, las proteínas, los carbohidratos y las grasas, sólo dos nos dan energía, porque la proteína prácticamente no tiene un gran aporte energético.

Los carbohidratos nos dan 4 calorías por gramo, en cambio las grasas nos dan 9 calorías por gramo. Esto quiere decir que si sustituyes los carbohidratos por grasa, como te dicen este tipo de dietas, lo que vas a conseguir es engordar en lugar de perder peso, porque vas las grasas tienen un aporte calórico de más del doble que los hidratos.

Por eso es importante reducir las porciones y comer más veces al día. Para que el cuerpo asimile lo que necesita y no un exceso de calorías que se van a convertir en grasa corporal. Esto no lo recalcan las dietas.

Cómo obtiene la energía nuestro cuerpo

Otra cosa importante a tener en cuenta es de dónde saca el cuerpo la energía para el día a día. El cuerpo está diseñado para obtener la energía de los carbohidratos. Y la que le sobra la almacena en forma de grasa corporal. ¿Para qué almacena el cuerpo grasa corporal? Para los períodos de hambre o de escasez. Es un mecanismo de supervivencia. En esos períodos en los que antiguamente no había cosecha, o no había nada de que cazar o recolectar, el cuerpo al haber almacenado esta grasa, obtenía la energía de ahí para seguir con las actividades que requieren de esta fuente calórica.

Para hacer eso, el hígado se pone en modo cetosis para poder obtener energía de la grasa y no de los carbohidratos. El problema es que ahora no tenemos estos períodos de hambruna por lo general, y menos en el mundo desarrollado, por eso solo almacenamos y engordamos. Porque el hígado no se pone en modo cetosis, sino que está continuamente obteniendo la energía de los hidratos.

Sin embargo, poner el cuerpo en modo cetosis, a pesar de que puede ser muy tentador, por la idea de estar usando nuestros depósitos de grasa como alimento y con ello bajar centímetros, no deja de ser peligroso, ya que como hemos dicho es un modo de supervivencia para aguantar hasta que vuelva a haber comida. No deja de ser una manera de enfermar al cuerpo y nos lo indica con síntomas cómo cansancio, vómitos, mareos, dolores de cabeza, etc.

Por eso no es una dieta sostenible ni saludable a largo plazo.

Alternancia para desatascar el metabolismo

Lo que sí es saludable es ir alternando durante el día entre cetosis y no cetosis y ayuno. Porque lo que consigues con eso es regular correctamente el metabolismo y perder peso de manera natural. Y lo más interesante es que no es necesario hacer dieta para conseguirlo.

Cuando el metabolismo y el UPI (Umbral de Peso Ideal) están atascados y no funcionan correctamente y hacemos dieta y ejercicio pero no conseguimos perder peso, para desatascarlos usamos esta alternancia durante el día para poner trabajar al metabolismo y al sistema digestivo de diferentes maneras: obtener la energía de carbohidratos, obtener la energía de las grasas (cetosis) y no obtener la energía de ninguna parte (ayuno).

Con esto le damos pequeños descansos o respiros al cuerpo, lo que le ayuda a funcionar mucho mejor y como consecuencia perdemos peso.

Para hacer ayuno correctamente hay varias maneras y están todas explicadas en este artículo Ayuno intermitente. ¿Es la manera correcta para adelgazar y mejorar la salud?.

Es aconsejable hacer algún tipo de ayuno de vez en cuando entre otras cosas porque está más que demostrado que comer poco alarga la vida.

Pero no hacerlo como una dieta, como nos han vendido, sino como una manera de estar más sano y ayudar al cuerpo a regular el metabolismo y el sistema digestivo.

Como hemos visto, lo mismo ocurre con la cetosis. Entrar en cetosis unas horas al día, es bueno para nuestra salud, pero la dieta cetogénica está totalmente contraindicada.

Si quieres saber más sobre cómo perder peso sin seguir ninguna dieta ni ninguna rutina de ejercicios, no te pierdas esta clase gratuita que he preparado para que puedas aprender mi método desde tu casa de una manera sencilla y natural.

En esta clase online gratuita te cuento cómo funciona tu metabolismo y qué debes hacer (y qué no) para lograr perder de manera definitiva esos kilos de más que ahora mismo no consigues quitarte, desatascando para siempre tu metabolismo.

Haz click en el botón de abajo para registrarte de manera gratuita.

Las verdades y mentiras de la Dieta Paleo

La verdadera efectividad de la dieta paleo para perder peso y sus efectos en nuestra salud

La dieta paleo o paleolítica es una de las dietas para perder peso más famosas en la actualidad. Si no sabes en qué consiste, a continuación en este post, encontrarás en qué se basa, sus pros y sus contras y qué parte sí y qué parte no, es buena para tu salud y tu peso.

Antes de entender las principales características y fundamentos de la dieta paleo, es importantes saber que su inspiración proviene de la dieta de nuestros antepasados cazadores-recolectores, que tenían una alta actividad física, por lo tanto un alto consumo de calorías y una alimentación basada en un alto aporte de proteínas de calidad y bajo contenido en hidratos.

¿Qué es la dieta paleo?

Este plan nutricional se basa en plantas silvestres y animales, que era lo que consumía el ser humano en el período Paleolítico (período que duró 2,5 millones de años y que terminó con el desarrollo de la agricultura hace unos 10 000 años).

Por tanto, el enfoque de esta dieta es utilizar alimentos como los que estaban disponibles antes de la Revolución Neolítica: carne, pescado, frutas, verduras, frutos secos y raíces. Queda excluido el grano, las legumbres, los productos lácteos, la sal, el azúcar refinada y los aceites procesados.  

Promovido por el gastroenterólogo Walter L. Voegtlin en los 70 y adaptada por muchos autores posteriormente, se basa en la premisa de que los humanos modernos están genéticamente adaptados a la dieta de los antepasados del Paleolítico. 

Lo que ocurre es que nuestro sistema digestivo no ha evolucionado prácticamente nada desde aquella época. La forma de nuestros dientes y de nuestro intestino, bastante largo, es prácticamente la misma que hace miles de años, cuando nuestra alimentación se basaba en frutas, verduras, raíces y semillas.

¿Qué quiere decir esto? Pues que nuestro cuerpo funciona mejor si nos alimentamos cómo se alimentaba el hombre en la era paleolítica.

Esta alimentación, como hemos dicho, se basaba en frutas y verduras que se encontraban en la naturaleza casi siempre crudas y sin añadirle nada más. 

Es decir, todo lo que venga envasado, con ingredientes añadidos, sobre todo el azúcar y la sal, no están en la forma en la que se encuentran y la naturaleza, por lo tanto, los vamos a metabolizar mal y se van a convertir en grasa corporal.

¿Por qué no es recomendable seguir la dieta paleolítica?

Precisamente por eso, porque es una dieta. Y cómo hemos mencionado varias veces en este blog, las dietas no funcionan y además son perjudiciales para nuestra salud.

El principal motivo por el cual no funcionan las dietas es porque las dietas implican sufrimiento y restricción y todo lo que implique eso, tarde o temprano se abandona. Nuestro cerebro no nos permite estar permanentemente atentos a restricciones y al sufrimiento.

De hecho, hay muchos estudios que demuestran que el 80% de las personas que hacen dieta, de cualquier tipo, recuperan lo que han perdido, incluso en muchos casos, se gana algún kilo extra. 

Esto ocurre debido a que al haber mantenido al cuerpo durante un tiempo con restricciones acabas comiendo más y con más ansiedad. Además, dichas restricciones hacen que se altere el metabolismo y que lo que comas después de la dieta te engorde más que antes de hacerla.

¿Qué parte puedes aplicar de forma saludable para perder peso?

Aclarado esto, vamos a analizar las cosas que sí se pueden aplicar de la dieta paleolítica porque son buenas para nuestro cuerpo y nos ayudan a activar nuestro metabolismo. Y recordemos que si tenemos un metabolismo que funciona correctamente, conseguiremos nuestro peso ideal.

Comer poco y muchas veces. Así es cómo se alimentaba el hombre hace miles de años y para eso está diseñado nuestro aparato digestivo. Realizar pequeñas ingestas varias veces al día, va a ayudar a nuestro organismo a digerir correctamente y vamos a evitar que se conviertan en depósitos de grasa.

Esto no quiere decir que tengamos que alimentarnos sólo de fruta y verdura cruda y de temporada. Como decíamos antes, las restricciones son enemigas de la pérdida de grasa. 

Pero sí que se puede evitar los alimentos elaborados, conservados y preparados para sustituirlos por la mayor cantidad posible de frutas, verduras, frutos secos y raíces cocinados de la forma más natural posible.

Por ejemplo, una ensalada con verduras, hortalizas, semillas y raíces crudas al día puede ser suficiente para aplicar este buen hábito y que nuestro sistema digestivo funcione correctamente.

Por lo tanto, tener estos conceptos claros nos va a ayudar a saber cómo comer correctamente y sobre todo, comer de una manera saludable que ayude a nuestro metabolismo a funcionar bien.

Si quieres saber más sobre cómo perder peso sin seguir ninguna dieta ni ninguna rutina de ejercicios, no te pierdas esta clase gratuita que he preparado para que puedas aprender mi método desde tu casa de una manera sencilla y natural.

En esta clase online gratuita te cuento cómo funciona tu metabolismo y qué debes hacer (y qué no) para lograr perder de manera definitiva esos kilos de más que ahora mismo no consigues quitarte, desatascando para siempre tu metabolismo.

Haz click en el botón de abajo para registrarte de manera gratuita.

Cómo usar la respiración para mejorar tu salud (y perder peso)

Conoce por qué la respiración puede ayudarte con tu salud y a quemar calorías.

¿Te has fijado por dónde respiras tú? ¿Por dónde coges el aire? ¿Por dónde lo sueltas?

En muchas ocasiones, no nos fijamos cómo respiramos, sin embargo puede ser muy saludable pararnos a analizar y a corregir malas prácticas en caso de que las haya.

Asique te invito a que sigas leyendo  y compruebes los beneficios que puede tener para tu salud respirar correctamente.

Respirar por la nariz ayuda a tu salud y a tu peso.

Ante la pregunta ¿es mejor respirar por la nariz o por la boca? no hay ninguna clase de duda. La manera correcta y natural de respirar es por la nariz. 

Muchas veces, para resolver este tipo de dudas basta con observar cómo lo hacen los bebés, porque ellos son la expresión más pura de nuestra naturaleza humana. No han sido condicionados ni han adquirido malos hábitos.

Lo primero que me gusta aclarar es algo que puede parecer obvio, pero muchas veces se nos olvida. La boca es para comer y la nariz para respirar. Del mismo modo que no nos meteríamos una hamburguesa por la nariz, no deberíamos respirar por la boca.

Como todos sabemos, el aparato respiratorio empieza en la nariz, sin embargo en la boca empieza el aparato digestivo.

Aclarado esto, vamos a ver 6 beneficios que tiene respirar por la nariz respecto a respirar por la boca y cómo respirar de una manera o de otra puede afecta directamente en nuestro sistema inmunitario, en nuestra longevidad y salud y por supuesto, en nuestro metabolismo, por lo tanto, en la pérdida de peso.

1- Regular la temperatura del aire. 

Cuando respiramos por la boca, el aire entra en nuestros pulmones a la misma temperatura que está fuera, ya sea frío o caliente, y en muchas ocasiones hay una gran diferencia entre esta temperatura y la temperatura de nuestro cuerpo. Con esto lo que provocamos es que nuestro cuerpo tenga que hacer un esfuerzo por volver a regular la temperatura del pulmón para llevarla de nuevo a la temperatura normal del cuerpo. 

Al respirar aire caliente por la nariz, le damos la oportunidad de enfriarse y que llegue a los pulmones a la temperatura del cuerpo y lo mismo cuando respiramos aire frío, se calienta y llega a nuestros pulmones a la temperatura adecuada. De tal modo que los pulmones no se ven alterados por cambios de temperatura.

2- Humedecer.

Otra de las funciones que tiene la nariz es humedecer el aire evitando que el aire seco entre en los pulmones dañándolos y pudiendo causar enfermedades como la bronquitis.

La nariz contiene mucosa precisamente para eso, poder humedecer el aire en el caso de que el aire que estemos respirando sea demasiado seco. A nuestros pulmones les gusta el aire húmedo.

3- Filtra.

Gracias a los cilios que tenemos en la nariz, movemos el aire dentro y fuera de la nariz. Pero además de mover las moléculas de aire, los cilios, junto con la mucosa, filtran este aire que entra de partículas de polvo, polen o cualquier otra cosa que me pueda producir alergia o dañar los pulmones.

Por lo tanto, ese primer filtro que se le hace al aire antes de entrar en nuestro cuerpo se realiza en la nariz y no en la garganta o las amígdalas. Respirando por la boca, estamos dejando pasar todas esas partículas directamente a nuestros pulmones.

4- Monóxido de nitrogeno.

Respirar por la nariz nos ayuda a producir seis veces más cantidad de monóxido de nitrógeno que si respiramos por la boca.

El monóxido de nitrógeno es un gas importante para el sistema inmune, la circulación y el metabolismo, por lo tanto, esencial para metabolizar correctamente los alimentos que comemos y acumuar menos grasa en forma de tejido adiposo.

5- Oxígeno.

Las personas que respiran por la nariz, producen un 16% más de oxígeno que las personas que respiran por la boca.

Tener una correcta saturación de oxígeno en sangre es esencial para el correcto desarrollo de todas las funciones corporales, incluido el metabolismo.

6- Mejora la relación Oxígeno – Dióxido de Carbono.

Hasta hace poco se creía que es el oxígeno el que nos ayuda a metabolizar mejor la grasa y a quemar más grasa corporal.

Sin embargo, los últimos estudios demuestran que con los distintos tipos de respiración, los niveles de oxígeno no cambian tanto, sin embargo lo que sí cambia bastante de una respiración a otra, son los niveles de dióxido de carbono. Obteniendo mejores niveles en personas que respiran por la nariz.

Teniendo en cuenta que, un nivel adecuado de dióxido de carbono ayuda a tener un sistema inmune fuerte, a perder el peso que no sobra e incluso influye en la longevidad, podemos decir que es otro motivo importante para respirar por la nariz.

Exhala más y gana vida

Otra respiración más específica que también nos va a traer muchos beneficios, como vamos a ver a continuación, a nivel de salud y de regulación del metabolismo, es la respiración del rectángulo

La respiración del rectángulo consiste en exhalar en el doble de tiempo que inhalamos. Lo más común es coger aire en 4 segundos y expulsarlo en 8 segundos.

Con esta respiración lo que hacemos es exhalar mucho más de lo que inhalamos para poder disfrutar de los siguientes beneficios.

  1. Aumenta la capacidad pulmonar y la esperanza de vida. Según el estudio Framingham, inhalar más, está ligado a la esperanza de vida, y no como se pensaba que era por dieta, genética y hacer ejercicio. Los maestros milenarios orientales ya lo decían, que si haces latir menos a tu corazón y respirar menos a tus pulmones, vivirás más. Cura y fortalece el pulmón, pulmón dañado con cualquier tipo de enfermedad.
  2. Fortalece el sistema inmune y el metabolismo, por lo tanto nos ayuda a conseguir nuestro peso ideal.
  3. Reduce la hipertensión. 
  4. Reduce la ansiedad. Gracias a que regula el cortisol, que es la también llamada hormona del estrés, reduce los niveles de ansiedad y regula los estados del sueño, por lo tanto ayuda a dormir mejor. 
  5. Mejora los problemas de espalda. Prueba de ello, es el método que desarrolló Caralina Schroch entre 1920 y 1940, para curar la escoliosis, gracias a haber curado la suya, basado en la corrección de patrones respiratorios aplicando este tipo de respiración y la corrección de percepción postural
  6. Aumenta la vida del corazón. Gracias a que este tipo de respiración alivia al segundo corazón o bomba torácica que es el diafragma, ayudando a bombear entre un 50 y un 70% de los 7.570 litros de sangre que bombea al corazón al día. La mayoría de adultos usa solo un 10% de la capacidad de su diafragma, por tanto con esta respiración evitamos la tensión cardíaca, mejorando el trabajo del corazón y se desgaste mejos.

7. Los estudios del Dr. Robert Nims del hospital de Conectica y Carl Stough demostraron que mejora el asma.

8. Además de todo esto, ayuda a mejorar enfermedades pulmonares como la bronquitis y la neumonía. 

Si quieres saber más sobre cómo la respiración puede ayudarte a perder peso, no te pierdas esta clase gratuita que he preparado para que puedas aprender mi método desde tu casa de una manera sencilla y natural.

En esta clase online gratuita te cuento cómo funciona tu metabolismo y qué debes hacer (y qué no) para lograr perder de manera definitiva esos kilos de más que ahora mismo no consigues quitarte, desatascando para siempre tu metabolismo.

Haz click en el botón de abajo para registrarte de manera gratuita.

pérdida de peso

La verdadera nutrición disociada para perder peso

Conoce la verdadera nutrición disociada y cómo puede ayudarte perder peso

La dieta disociada surgió bajo la premisa de no combinar en la misma comida alimentos ricos en proteínas con alimentos ricos en hidratos de carbono.

El motivo de hacerlo así es que la digestión de estos dos macronutrientes provocan una alta secreción de ácidos en el estómago debido al choque enzimático, dando lugar a digestiones pesadas, sensación de hinchazón y una incorrecta metabolización de los alimentos. Digamos que el principal problema, en cuanto a lo que respecta a la pérdida de peso, es que los hidratos de carbono pasan a almacenarse como grasa corporal, sin darnos ni siquiera la oportunidad de aprovecharlos y quemarlos.

Como ya sabemos, el cuerpo funciona mejor en un ambiente alcalino, no ácido y este es uno de los principales motivos por los que conviene evitar esta mezcla de alimentos. Pero no es el único, vamos a ver todos un poco más adelante.

Primero hay que aclarar que no es posible hacer una división estricta porque muchos alimentos contienen tanto proteínas como carbohidratos. Pero este tipo de nutrición no busca el extremo, sino que en la medida de lo posible, no se mezclen estos dos macronutrientes.

La división de alimentos que hace este tipo de nutrición es la siguiente:

  1. Carbohidratos, que son alimentos ricos en este macronutriente como son los cereales, la patata, el azúcar.
  2. Proteínas, principalmente las carnes, legumbres, lácteos y huevos.
  3. Neutros. Esta dieta considera alimentos neutros las verduras, las grasas y las carnes crudas o ahumadas.

Esta división no es del todo correcta al considerar como neutro el tercer macronutriente, que es la grasa. Sigue leyendo y te contamos por qué.

La 3 clave de la nutrición para conseguir el peso ideal

Es cierto que el hidrato de carbono ingerido junto con la proteína no se metaboliza bien y se acaba almacenando en forma de grasa corporal y de toxinas, como ya hemos dicho. Pero tampoco es una buena mezcla el azúcar con la grasa.

Ingerir grasas con azúcares, por ejemplo el helado que es grasa de la leche con azúcar, tiene un efecto inhibidor en las hormonas de la leptina y la grelina, que son las hormonas que indican que estamos saciados, y provoca que podamos comer mucho más de lo que nuestro cuerpo puede metabolizar y colapse. El único síntoma que vamos a notar es que ya nos sentimos mal, hinchazón, náuseas y malestar en general causado por el hígado y el páncreas saturados. Pero esos síntomas llegan cuando el daño ya está hecho.

Digamos que cuando mezclamos en la misma comida, cualquiera de los tres macronutrientes, hidratos de carbono, grasas y proteínas, impedimos que las hormonas del metabolismo funcionen correctamente, no tenemos sensación de saciedad, estos macronutrientes no se absorben bien y se convierten en grasa corporal y toxinas.

Por lo tanto, además de estar dañando gravemente nuestro cuerpo ingiriendo mucho y saturandolo de macronutrientes, estamos ralentizando el metabolismo, por lo tanto cada vez nos va a costar más perder peso.

Evita el choque enzimático

Y ocurre otra cosa más a nivel digestivo en el estómago cuando mezclamos macronutrientes y es que se produce el llamado choque enzimático

Las enzimas con las que se digiere cada macronutrientes son muy diferentes entre sí, por lo tanto, cuando el estómago tiene que digerir más de un macronutriente, segrega las enzimas necesarias para cada uno y éstas interfieren entre sí, provocando que no se digiera bien ni un macronutriente ni el otro.

Como consecuencia de esto, tenemos digestiones pesadas, con muchos gases y malestar.

Es por esto que no es correcto considerar alimento neutro a aquel que sea rico en grasa, pues se trata de otro macronutriente y como estamos viendo, estamos dificultando la función digestiva y metabólica si mezclamos cualquiera de los tres macronutrientes entre sí.

La nutrición disociada es histórica

Tenemos que comprender que el cuerpo humano no está diseñado ni acostumbrado para comer varios macronutrientes a la vez. Cuando éramos recolectores y cazadores comíamos lo que había, normalmente era el mismo alimento durante una semana o durante meses, y puede ser que esto fuera solo cereales o solo legumbres o solo carne. Y cuando empezamos a cultivar ocurrió lo mismo, lo que daba la tierra en cada momento era lo que se comía y cuando el animal había engordado lo suficiente, se comía ese animal durante un mes.

Desde que hemos alcanzado el desarrollo económico, hemos cambiado también nuestros hábitos de alimentación. Ahora hay más variedad y más oferta.

Pero tenemos que considerar que el tiempo que llevamos comiendo así es muy poco comparándolo con el tiempo que llevamos comiendo sin mezclar prácticamente macronutrientes. Por lo tanto, como es lógico, no podemos pretender que nuestro cuerpo funcione bien con esta nueva manera de comer.

Tampoco hay que obsesionarse con esto, pero sí ser consciente de lo que pasa. Si lo que nos ocurre es que estamos intentando perder peso y no lo conseguimos es síntoma de que tenemos el metabolismo atascado. Una de las maneras de activarlo de nuevo es disociando macronutrientes hasta que se regule todo de nuevo.

Una vez regulado, podemos separar macronutrientes en algunas comidas del día o siempre que queramos, así evitaremos volver a atascar nuestro metabolismo.

Por eso decimos que no hay que obsesionarse con esto. Se pueden comer alimentos mezclados, pero ahora ya sabes qué es lo que ocurre en tu sistema digestivo y tu metabolismo cuando lo haces y puedes evitarlo de vez en cuando.

Por ejemplo, si te apetece un helado después de comer, en lugar de comerlo en ese momento, prueba a hacerlo cuando ya hayas terminado de hacer la digestión de la comida. Verás como la digestión de ese helado no es tan pesada. Incluso, lo ideal sería que ese helado no contenga leche, así no estarás mezclando grasa con azúcar.

Si quieres aprender más maneras de reactivar tu metabolismo, equilibrar tus hormonas, tu cuerpo, tu umbral de peso ideal y tu salud, no te pierdas esta clase gratuita que he preparado para que puedas aprender a hacerlo desde tu casa de una manera sencilla y natural.

En esta clase online gratuita te cuento cómo funciona tu metabolismo y qué debes hacer (y qué no) para lograr perder de manera definitiva esos kilos de más que ahora mismo no consigues quitarte, desatascando para siempre tu metabolismo.

Haz click en el botón de abajo para registrarte de manera gratuita.

Los 8 mitos sobre las dietas

Conoce el motivo por el que las dietas no funcionan

Todos hemos estado en esta situación alguna vez: nos proponemos bajar unos kilos y nos hablan de una dieta que funciona a las mil maravillas y rápidamente la empezamos. 

“Mañana empiezo la dieta”

Esta frase la hemos oído muchas veces, pero la verdad es que pocas veces hemos visto resultado. Siempre hemos pensado que este “fracaso” se debe a que no la hemos hecho correctamente o no hemos tenido la suficiente fuerza de voluntad.

Pero la realidad es que no es culpa de tu fuerza de voluntad, sino de que las dietas no están hechas para que pierdas peso de manera saludable y sin efecto rebote.

Cada vez está más generalizada la idea de que la pérdida de peso tiene que ser de manera gradual, saludable y sin efecto rebote. Como consecuencia, nos ponemos a buscar dietas que cumplan con estos requisitos y te adelanto ya algo para ahorrarte tiempo… No existe.

Digamos que la palabra “dieta” es todo lo contrario a saludable. Esto es debido a que todas las dietas, sin excepción, afectan directamente a nuestro rendimiento y provoca alteraciones en el metabolismo. Estas consecuencias, sobre todo, se sufren con el paso del tiempo, pues está demostrado que las mujeres que han hecho dietas entre los 16 y los 35 años, tienen muchos más problemas a nivel metabólico una vez pasados los 40.

A continuación te cuento los 8 mitos sobre las dietas y las diferentes técnicas para perder peso que no sabías y que explican lo que te estoy contando:

  • Por qué las dietas no son saludables y tiene consecuencias negativas a corto y largo plazo.
  • Por qué el motivo por el que no tenemos resultado no es nuestra falta de fuerza de voluntad.

Asique si quieres conocer estos 8 mitos, sigue leyendo, porque después de hacerlo vas a comprender muchas cosas que antes no entendías sobre las dietas y el ejercicio para perder peso.

1. Hacer ejercicio quema calorías

El primer mito que vamos a desvelar es el de que haciendo ejercicio se queman grasas.

No es cierto.

Cuando hacemos ejercicio estamos moviendo el cuerpo y estamos respirando, pero no estamos quemando calorías. Sin embargo, se sabe ya que es la respiración la que quema calorías. El hecho de que haciendo ejercicio se respira más rápido, es lo que ha llevado a pensar durante muchos años que era hacer ese ejercicio lo que quemaba calorías.

Lo han demostrado en sus últimos estudios la Universidad de Stanford y el British Medical Journal. En ellos se demuestra que el 86% de la grasa corporal que quemamos, la eliminamos por los pulmones en forma de carbono, hidrógeno y oxígeno.

Por lo tanto, no perdemos peso con el ejercicio, sino con la forma particular de respirar cuando hacemos ese ejercicio.

2. Hacer dieta es sano

Pasamos a desmontar el segundo mito sobre las dietas. Como ya hemos comentado en la introducción de este post, hacer dieta provoca alteraciones metabólicas y neuronales  que conllevan sobrepeso en el futuro, entre otros problemas.

Sin mencionar las muchas dietas que causan daños en la salud a corto plazo debido a las carencias alimenticias de macronutrientes.

Por lo tanto, hacer dieta, no solo no es saludable, sino que además daña la salud.

Una vez aclarado esto, vamos ya con esas 5 claves sobre la pérdida de peso que, a las grandes industrias, no les interesa que sepas, y que explican por qué las dietas y el ejercicio no funcionan para perder peso.

3. La única forma de adelgazar es haciendo dieta y ejercicio

Nunca hay una “única” manera de hacer cualquier cosa y adelgazar no es una excepción.

Existen muchas maneras de hacer algo que queremos conseguir o lograr al igual que hay más maneras de perder peso. Por eso recomendamos tener la mente abierta para poder aprender nuevas formas distintas a las que nos han contado siempre y conocemos.

4. Comer a deshoras engorda

¡Todo lo contrario! Está demostrado que comer más veces al día hace que nuestro metabolismo esté más regulado y activo y nos mantengamos en nuestro peso ideal.

De hecho, esta manera de comer, sin horarios fijos, se parece mucho más a lo que hacíamos cuando éramos cazadores y recolectores, que comíamos cuando había comida. Lo que demuestra que nuestro metabolismo no necesita horarios fijos, sino que se adapta.

Lo más recomendable es hacer 6 comidas diarias y dejar al menos 12 horas de ayuno para tener la insulina bien regulada.

5. Los niños necesitan dulce.

Es cierto que la glucosa es importante para la vida y que los niños necesitan una cantidad mayor porque están creciendo y se están desarrollando. Pero en nuestra sociedad actual se ha confundido la glucosa con el azúcar.

Los alimentos hechos “para niños” contienen muchísima azúcar, se les premia con azúcar y esto hace que les hagamos adictos a esta sustancia desde muy pequeños y les normalizamos el hecho de comer estas grandes cantidades de azúcar.

7. Se necesita mucha fuerza de voluntad para hacer dieta y estar delgado

Creerse este mito puede crear problemas emocionales serios como anorexia, bulimia ansiedad y depresión. 

En otra ocasión, en el post Las 5 claves sobre la pérdida de peso, contábamos cómo los últimos estudios sitúan al azúcar como la sustancia más adictiva después de la heroína.

Por lo tanto, no podemos pensar que es culpa nuestra porque no tenemos suficiente fuerza de voluntad, es que nos estamos intentando desenganchar de una sustancia mucho más adictiva de lo que pensamos a la que nos han hecho adictos desde muy pequeños.

Debido a este hecho, un tercio de la población mundial sufre diabetes y a pesar de esto, no se nos proporcionan las ayudas necesarias como se hace con otras sustancias igual de nocivas que el azúcar.

Lo que recomendamos para superar poco a poco esta adicción es esperar 5 minutos. Simplemente, cuando existan esas ganas irrefrenables de comer algo de azúcar, esperamos 5 minutos y respiramos. Si pasado este tiempo seguimos teniendo ganas, simplemente nos vamos a la cocina y cogemos una pequeña porción. Pero lo normal es que con esos 5 minutos de respiración logremos controlarlo y ya tengamos ganas de comer azúcar. Y para tomar estas pequeñas decisiones no se necesita fuerza de voluntad.

Otro truco es comer despacio, para darle tiempo a la hormona leptina de informar al cerebro de que ya estamos saciados, pues pasan 20 minutos desde que esto ocurre y nos llega esta señal. Si comemos despacio, conseguimos recibirla antes de que hayamos comido mucho más de lo que necesitamos.

Además, si lo que estamos comiendo es azúcar mezclada con grasa, como el helado o el chocolate, esa señal no llegará nunca.

8. El desayuno es la comida más importante del día

Hemos escuchado esto muchas veces, siempre se nos ha dicho que desayunemos fuerte, “desayunar como un rey”. Pues bien, si haces esto estás ralentizando tu metabolismo y haciendo que todo lo que comas se acumule en forma de grasa corporal y te decimos por qué.

El cortisol, que es una hormona que interviene en el metabolismo, tarda unas dos horas en activarse cuando nos levantamos por la mañana.

Si en ese momento, provocamos un pico de insulina debido a esos desayunos “contundentes” que nos han dicho que hagamos siempre de tostadas con mermelada, bollería, cereales e incluso bacon frito, vamos a provocar que estas dos hormonas entren en conflicto y como consecuencia el metabolismo se ralentiza.

Es por eso, que lo más recomendable es no hacer picos de insulina durante las dos primeras horas del día. Lo mejor es desayunar líquido acompañado de grasa “buena” (frutos secos, aguacate).

Si quieres saber más sobre cómo equilibrar tus hormonas, tu cuerpo, tu umbral de peso ideal y tu salud, no te pierdas esta clase gratuita que he preparado para que puedas aprender a hacerlo desde tu casa de una manera sencilla y natural.

En esta clase online gratuita te cuento cómo funciona tu metabolismo y qué debes hacer (y qué no) para lograr perder de manera definitiva esos kilos de más que ahora mismo no consigues quitarte, desatascando para siempre tu metabolismo.

Haz click en el botón de abajo para registrarte de manera gratuita.

5 clave sobre la pérdida de peso que no interesa que sepas

Conoce la verdad sobre las dietas

Bajar de peso es un reto por el que todos hemos pasado en algún momento de nuestra vida y que normalmente va ligado con hacer dieta y ejercicio. Es decir, con sufrir. 

Lo tenemos asociado a sufrimiento, pasar hambre, sufrir en el gimnasio con ejercicios que normalmente no nos gustan, pesarnos, frustrarnos porque después de todo el esfuerzo, no hemos perdido lo que esperábamos.

Por lo tanto, como no nos funciona como queremos y estamos haciendo sufrir a nuestra mente, normalmente abandonamos la dieta y volvemos a los antiguos hábitos.

Al cabo de un tiempo, después de haber recuperado lo que habíamos perdido o incluso haber ganado algún kilo de más, nos hablan de otra dieta “milagrosa” y definitiva y nos ponemos otra vez manos a la obra.

Sufrimiento y frustración repetida es el camino de la pérdida de peso, de conseguir tener el cuerpo y la salud que deseamos.

Pero ¿y si te dijera que ese camino no funciona? Que el 80% de las personas que siguen ese camino, hacer dieta y ejercicio para perder peso, no lo consiguen. O si lo consiguen, al cabo de no mucho tiempo, vuelven a recuperar todo lo que habían perdido incluso algún kilo más. Sufren en sus carnes el llamado “efecto rebote”.

Si quieres saber el verdadero motivo por el que las dietas y el ejercicio no funcionan, sigue leyendo, porque hoy te traigo las 5 claves de la pérdida de peso que no interesa que sepamos.

El reto de adelgazar, con calma

Antes de contarte estas 5 claves que no quieren que sepas y que te están impidiendo perder peso, tienes que tener en cuenta que siempre, el primer paso para adelgazar es tomar la decisión de hacerlo, siempre está en las manos de cada uno conseguirlo.

Además te aconsejo que si ya te has decidido a entrar en el proceso de conseguir tu peso ideal, abandones por completo la báscula.  Aunque te parezca extraño, la báscula es tu enemigo a la hora de perder peso. Crea ansiedad e interviene negativamente en el proceso. 

Si estás perdiendo peso y consiguiendo el cuerpo que quieres, te vas a dar cuenta sin necesidad de pesarte. Te sentirás más ligero, la ropa te estará más holgada y poco a poco irás comprobando esos cambios en tu cuerpo a simple vista. Incluso te lo empezarán a decir los demás.

Por otro lado, no debes tener prisa. Conseguir definitivamente tu peso ideal, es un cambio que se va produciendo en el cuerpo de manera natural, sobre todo si sigues las técnicas que te doy aquí todas las semanas. 

En mi clínica, trabajamos con transformaciones definitivas todos los días, por lo tanto no se hacen de la noche a la mañana. Además, de la manera más saludable.

Los secretos mejor guardados sobre la pérdida de peso

Una vez aclarado esto, vamos ya con esas 5 claves sobre la pérdida de peso que, a las grandes industrias, no les interesa que sepas, y que explican por qué las dietas y el ejercicio no funcionan para perder peso.

1- El azúcar escondida también crea adicción

Los último estudios demuestran que el azúcar es un poco menos adictiva que la heroína y diez veces más que la cocaína. Esto lo saben las grandes industrias alimenticias, por eso incluyen el azúcar en todos los procesados que venden y que consumimos a diario en las casas.

Alimentos como el jamón de york o el bacon, aún siendo alimentos salados, tienen muchísimo azúcar. Las hamburguesas, barritas de cereales, las galletitas saladas, la leche de almendras, los lácteos, los zumos de frutas, el chocolate negro, el vinagre de módena.

Muchísimos alimentos contienen azúcar, el problema es que en muchos no lo pone de manera clara, sino que ponen otros nombres para no poner claramente “azúcar”.

2- Las proteínas engordan

Contra todo pronóstico, sí, las proteínas engordan. El motivo es que el cuerpo necesita una ingesta de proteínas mucho mejor de lo que pensamos. En concreto 1 gramo por cada 10 kilos de peso corporal, es decir, que si pesas 90 kilos, necesitas una ingesta diaria de 9 gramos de proteínas.

Y el hígado convierte en glucosa toda la proteína que le sobra y no es capaz de procesar. Por lo tanto, si no consumimos esa glucosa, se almacena en forma de grasa corporal. 

Puedes profundizar más sobre este tema en mi post La verdad sobre las dietas basadas en alimentos proteicos.

3- No es la falta de voluntad

Nos han hecho pensar que si no conseguimos perder peso haciendo dieta y ejercicio es porque no tenemos suficiente fuerza de voluntad, y no es así.

Lo que ocurre es que con el paso de los años, las necesidades de nuestro cuerpo cambian, nuestras hormonas cambian y tenemos que ser conscientes de ello para poder cubrir en cada momento esas necesidades y facilitarle al cuerpo su equilibrio.

4- La comida es información

Siempre nos han enseñado que la comida son calorías nada más. Y eso nos dedicamos, a contar calorías. 

Sin ser conscientes de que la comida es información, por lo tanto no es solo cuántas calorías le das a tu cuerpo, sino que información contienen esas calorías. 

Se sabe ya que el sistema digestivo contiene neuropéptidos como los que contiene el cerebro, por lo tanto es capaz de procesar la información que le llega a traves de nuestras comidas.

Debemos empezar a pensar en la comida como información e inteligencia, y como energía por supuesto. Y cuando vayamos a comer algo preguntarnos ¿qué tipo de información, de inteligencia y de energía le está dando esto a mi cuerpo? 

Y la información que más le gusta al cuerpo recibir a través de la comida es la que le proporcionan los alimentos naturales, que no sean procesados, que hayan cambiando su composición lo menos posible desde que salieron de la naturaleza.

5- Las verdaderas culpables, las hormonas

Las verdaderas culpables de que perdamos peso o no son las hormonas. Intervienen 3 hormonas en este proceso: la insulina, el cortisol y la leptina.

Si queremos tener nuestro peso ideal de manera sostenida en el tiempo, estas hormonas deben de estar equilibradas. Pues se desequilibran a base de repetir malos hábitos y seguir dietas insalubres durante largos periodos de tiempo.

La manera de equilibrarlas es a través de la medicina tradicional China.

Si quieres saber más sobre cómo equilibrar tus hormonas, tu cuerpo, tu umbral de peso ideal y tu salud, no te pierdas esta clase gratuita que he preparado para que puedas aprender a hacerlo desde tu casa de una manera sencilla y natural.

En esta clase online gratuita te cuento cómo funciona tu metabolismo y qué debes hacer (y qué no) para lograr perder de manera definitiva esos kilos de más que ahora mismo no consigues quitarte, desatascando para siempre tu metabolismo.

Haz click en el botón de abajo para registrarte de manera gratuita.

La verdad sobre las dietas basadas en alimentos proteicos

Dietas restrictivas basadas en proteínas, ¿engordan o adelgazan?

Desde que en el año 2011, los científicos de la Universidad de Harvard rechazaran la gran conocida pirámide alimenticia, que había sido hasta entonces, durante décadas, el plan universal de alimentación saludable, los expertos andan en la búsqueda de la nueva fórmula perfecta. 

El objetivo es crear una dieta equilibrada adaptada a las nuevos hábitos de la sociedad de los últimos tiempos.

Muchos son los estudios, muchas las teorías y las “habladurías”, pero no existe consenso o por lo menos, no hay ninguna que dure en el tiempo sin ser desmentida por la siguiente. Entre ellas, coge fuerza la fórmula de aumentar la cantidad de proteínas, pues parece que podría ayudar a perder peso.

Sin embargo, ¿es esto cierto? ¿Se puede adelgazar siguiendo una dieta rica en proteínas? En este post te explico cuánto tiene de verdad esto y cuál es la alimentación que tienes que seguir para tener resultados y obtener tu peso ideal.

Sigue leyendo para enterarte de todo.

¿Se puede perder peso con las dietas ricas en alimentos proteicos?

Lo cierto es que cuando comes demasiada proteína el cuerpo no puede asimilarla y la convierte en glucosa. Asique debemos tener cuidado con esto, porque hay muchas dietas, como la Dunkan y otras, que nos recomiendan una gran ingesta de proteína, pensando que eso no va convertirse en grasa corporal y en cambio sí lo hace.

Pensando que estamos evitando el hidrato de carbono para sustituirlo por proteína y que no se convertirá en glucosa y no provocará picos de insulina, estamos haciendo todo lo contrario.

Las calorías adelgazan

Si nos disponemos a empezar una dieta keto, podemos elegir entre varios tipos en función de los porcentajes de ingesta de cada macronutriente. Así tenemos:

Hay otra cosa muy importante que tenemos que tener en cuenta y que nos va a ayudar a alimentarnos mejor y a adelgazar: Cuánta energía nos da realmente cada uno de los 3 macronutrientes:

  • Los hidratos de carbono nos dan unas 3 unidades de energía por gramo.
  • Las proteínas muy parecido, también unas 3 unidades de energía por gramo.
  • Las grasas nos dan entre 7 y 9 unidades de energía por gramo.

Es decir, la grasa da el triple de energía que los carbohidartos y las proteínas. Esto significa que comiendo la misma cantidad se obtiene 3 veces más energía si comemos grasa. Esto permite comer menos cantidad y que el estómago se haga más pequeño, nos sea fácil acostumbrarnos a comer menores cantidades porque no pasaremos hambre ni sentiremos debilidad.

Por lo tanto, a pesar de que suene raro, comer más grasa ayuda a adelgazar. Siempre nos referimos a grasa “buena” como son el aguacate, el aceite de oliva, las aceitunas, los frutos secos, etc.

Si quieres saber más sobre qué alimentos ricos en grasa buena ayudan a adelgazar, puedes ver mi post «Dieta Keto, ¿Sirve realmente para adelgazar?«.

¿Qué alimentos ayudan a perder peso?

A pesar de ser una dieta atractiva, no te recomiendo esta dieta para perder peso, porque como indico en mi libro “El final de las dietas”, todas las dietas son perjudiciales para la salud y estropean tu metabolismo. 

También te recomiendo que incorpores a tu dieta platos con más cantidad de grasa buena porque solo con ese pequeño cambio, vas a notar que adelgazas.

Por supuesto, que no te recomiendo que hagas la dieta cetogénica, porque como cualquier dieta, te desequilibra el metabolismo y causa que cada vez te cueste más perder peso, pero sí que incorpores alguna receta de esta dieta a tu alimentación diaria.

Asique el mito de que la proteína ayuda a adelgazar ya lo hemos destapado. No es verdad, sino todo lo contrario, el cuerpo lo convierte en glucosa, tenemos picos de insulina y acaba depositada como grasa corporal. Y hemos visto la solución, que es sustituir esos alimentos proteicos por alimentos ricos en grasas.

La grasa buena además, no va a provocar picos de insulina y permite reducir cantidades sintiéndote más saciado y obteniendo toda la energía necesaria.

Un metabolismo sano equivale a un cuerpo perfecto

La manera para aprovecharte de los cuerpos cetónicos que te estoy mostrando, consiste simplemente en cambiar las cantidades de hidratos de carbono por cantidades de grasas “buenas”. 

La siguiente clave para perder peso de manera sostenida, sin efecto rebote y de manera saludable nos la desvela ell Dr. Carlos Jaramillo en su libro “El Milagro Metabólico” afirmando que…

La comida tiene información.

Esto quiere decir que la alimentación es la información que le damos al cuerpo, que además sabe recibir y procesar gracias a los neuropéptidos que ya se ha demostrado que posee el metabolismo. 

Y ¿cuál es la mejor información que podemos darle a nuestro metabolismo? 

La información que viene de los alimentos procedentes de la tierra, que han sido procesados, manipulados y tratados lo menos posible. La mejor manera para no equivocarnos es comer alimentos que duran poco en la nevera, eso significa que son naturales y no están tratados ni procesados.

Cuando consumimos este tipo de alimentos, hacemos que nuestro metabolismo, a través de esa información correcta que recibe, funciona correctamente y hace que las hormonas como las insulina, la leptina y la grelina se disparen en el momento correcto y en la cantidad adecuada.

El buen funcionamiento de tu metabolismo, va a provocar inevitablemente que consigas tu peso ideal. 

Si te interesa profundizar en la pérdida de peso, he preparado una clase online gratuita en la que te cuento cómo funciona tu metabolismo y qué debes hacer (y qué no) para lograr perder de manera definitiva esos kilos de más que ahora mismo no consigues quitarte, desatascando para siempre tu metabolismo.

Haz click en el botón de abajo para registrarte de manera gratuita.

Dieta Keto, ¿Sirve realmente para adelgazar?

Aliado para quemar grasa o enemigo de mi salud. La verdad sobre la dieta cetogénica.

Desde hace algunos años, esta dieta ha cogido fuerza en el mundo de la pérdida de peso y en determinados sectores deportivos. Básicamente consiste en reducir la ingesta de hidratos de carbono y aumentar la ingesta de grasas.

Parece simple, pero… ¿realmente la dieta cetogénica sirve para adelgazar? ¿es tan fácil de hacer como parece?

Estas y otras preguntas, te las resuelvo en este vídeo, en el que te cuento todo sobre la famosa dieta keto, sus mentiras y sus verdades.

Si prefieres leerlo, a continuación te dejo un resumen de todo lo que cuento en el vídeo.

¿Qué es la dieta keto?

La dieta keto, abreviatura de ketogenic o cetogénica en español, marca una alimentación rica en grasas y baja en hidratos de carbono. Prácticamente consiste en sustituir los hidratos por grasas.

Por lo tanto, en lo que se basa esta dieta, es que en lugar de obtener la energía de la glucosa, se obtenga de la grasa.

El motivo de este cambio respecto a las dietas comunes es que comer grasas  y reducir a casi cero los carbohidratos, pone al metabolismo en un estado llamado cetosis. Y es la cetosis precisamente la que ayuda a perder peso.

¿Qué tipos de dietas cetogénicas existen?

Si nos disponemos a empezar una dieta keto, podemos elegir entre varios tipos en función de los porcentajes de ingesta de cada macronutriente. Así tenemos:

  • Dieta cetogénica estándar: Consiste en ingerir muy poco hidrato de carbono, una ingesta moderada de proteínas y alta en grasas. 
  • Dieta cetogénica cíclica: Establece periodos de ingesta más altas en carbohidratos , por ejemplo, 5 días cetogénicos seguidos de 2 días con carbohidratos.
  • Dieta cetogénica adaptada: Te permite añadir carbohidratos los días de entrenamientos.
  • Dieta cetogénica alta en proteínas: Es similar a una dieta cetogénica estándar, pero incluye más proteínas.

¿Por qué la dieta keto no te va a ayudar a perder peso?

A pesar de ser una dieta atractiva, no te recomiendo esta dieta para perder peso, porque como indico en mi libro “El final de las dietas”, todas las dietas son perjudiciales para la salud y estropean tu metabolismo. 

Si aún no lo has leído, puedes hacerlo aquí www.elfinaldelasdietas.com.

En él descubrirás por qué ninguna dieta te va a ayudar a perder peso de manera sostenida.

Y esta dieta en concreto, no la recomiendo porque es muy difícil de seguir y conseguir resultados, dado que para entrar en estado de cetosis es necesario reducir la ingesta de hidratos prácticamente a cero y aún así tardarías 15 días. Además, una vez que has conseguido entrar en ese estado, si comieras una pequeña porción de carbohidratos, saldrías inmediatamente y tendrías que volver a empezar.

Lo que sí recomiendo, es invertir las cantidades tradicionalmente aprendidas en las dietas convencionales, de ingesta de hidratos de carbono y de grasas. Lo que se traduce en comer menos carbohidratos y más grasas.

Por supuesto, cuando hablo de grasas me estoy refiriendo siempre a grasas “buenas”, que además están muy presentes en nuestra dieta mediterránea, por lo tanto te será fácil implementar este pequeño cambio en tu dieta.

¿Qué alimentos puedo comer para perder peso en cetosis?

La manera para aprovecharte de los cuerpos cetónicos que te estoy mostrando, consiste simplemente en cambiar las cantidades de hidratos de carbono por cantidades de grasas “buenas”. 

De esta manera, lo más recomendable sería ingerir un 70% de grasa de tu alimentación diaria, un 20% de proteína y un 10% de hidratos de carbono.

Seguro que estás pensando “¿cómo es posible que pierda peso comiendo tanta grasa?”. Sé que puede sonar extraño, pero es manera de enseñar a tu cuerpo a obtener la energía de la grasa y con ello consigues quemar grasa incluso cuando estás en reposo.

Por lo tanto, si te animas a hacer este cambio en tu alimentación, debes saber con qué alimentos completar ese 70% de grasas “buenas” al día.

Los alimentos ricos en grasa “buena” son el aceite de oliva, las aceitunas, el pescado azul, preferiblemente pequeño, los huevos, los frutos secos, el aguacate, el sésamo, la chía, la linaza y el aceite de coco. 

Sin embargo, conviene evitar los siguientes alimentos ricos en grasas pero que son perjudiciales para la salud, como son el cacahuete que no sea procedente de España zona, porque viene con transgénicos. Los aceites de girasol y de colza, las margarinas y las frituras. Es mejor cocinar al horno, a la plancha, hervido o en conserva.

Manteniendo esta alimentación, vas a hacer descansar a tu insulina, tu metabolismo, tus hormonas, vas a ajustar el umbral de peso ideal, lo que conllevará inevitablemente, a la pérdida del peso que te sobra y la mejora de problemas como la diabetes, sobrepeso, colesterol alto o triglicéridos altos.

Si te interesa profundizar en la pérdida de peso, he preparado una clase online gratuita en la que te cuento cómo funciona tu metabolismo a partir de los 40 y qué debes hacer (y qué no) para lograr perder de manera definitiva esos kilos de más que ahora mismo no consigues quitarte.

Haz click en el botón de abajo para registrarte de manera gratuita.

Ayuno intermitente. ¿Es la manera correcta para adelgazar y mejorar la salud?

Aliado para quemar grasa o enemigo de mi salud. El debate está abierto.

Si hay un trending topic en el mundo de la salud ahora mismo es el ayuno intermitente. Se habla de él en todas las plataformas y cada vez hay más gente que se está sumando a esta práctica. 

Como cualquier plan de alimentación, puede ser bueno si lo aplicas de la manera correcta y malo si no estás atento y no tienes en cuenta determinadas cosas. 

Y esto es lo que te traigo hoy, cómo hacer el ayuno de manera correcta, todos los beneficios que obtendrás al hacerlo, qué mitos hay respecto al ayuno y te explicaré la mejor metodología paso a paso para conseguir hacer un ayuno saludable, casi sin esfuerzo ni riesgos. 

En el siguiente vídeo te lo cuento todo:

Si prefieres leerlo, a continuación te dejo un resumen de todo lo que cuento en el vídeo.

¿Qué es el ayuno?

El ayuno básicamente consiste en no ingerir macronutrientes, es decir, ni proteínas, ni grasas ni carbohidratos, con la finalidad de que descanse el metabolismo y el sistema digestivo.

Existen distintas maneras de ayunar. La más antigua es la de períodos largos, de entre una y dos semanas. Este ayuno se suele hacer una vez al año, pero no está recomendado hacerlo más de dos veces al año, además de no  ser necesario.

La otra manera de ayunar, que está muy de moda últimamente, es el llamado ayuno intermitente, que consiste en ayunar intercalando ciclos de ayuno y no ayuno.

En esta categoría tenemos el ayuno 16/8, que podemos decir que es el más popular. El ayuno intermitente 16/8 se realiza ayunando 16 horas al día y comiendo 8 horas.

Otra manera de realizar este ayuno intermitente, es la 6:1 o la 5:2, que consiste en ayunar uno o dos días a la semana. Y por último podríamos realizar este ayuno de la manera ON/OFF, que consiste en alternar ciclos siempre de 24 horas de ayuno y no ayuno.

Se puede elegir el tipo de ayuno que más se adapte a cada uno.

Digamos que cualquiera de estas maneras es válida para realizar el ayuno intermitente y puedes elegir la que digamos te resulte más fácil o más cómoda.

Este plan de alimentación consiste en alternar ciclos de ingesta de alimentos y de ayuno

En realidad no es una dieta, porque no marca indicaciones sobre qué alimentos comer y qué no, aunque siempre se obtendrá mejor resultado si se opta por una dieta sana. Es más una organización sobre cuándo puedes y cuándo no puedes comer.

¿Cuáles son los beneficios del ayuno?

Los beneficios de este plan alimentario no son en realidad la reducción de calorías, como veremos más adelante hablando de los mitos del ayuno, sino una serie de beneficios para la salud que te enumero a continuación, pero ya te adelanto que ninguno de ellos es la pérdida de peso.

Es cierto que de manera indirecta, una de las consecuencias a largo plazo, puede ser adelgazar, pero en ningún caso te aconsejo que tu motivación para practicar el ayuno sea quemar grasa, porque te vas a desilusionar muy pronto.

Te enumero sus beneficios:

  • Contribuye a la longevidad. Los estudios demuestran que las personas que comen menos viven más.
  • Limpia el intestino, sobre todo cuando haces el ayuno largo, al menos de una semana. 
  • Mejora la sensibilidad a la insulina, por lo tanto reduce la posibilidad de diabetes.
  • Previene enfermedades cardiovasculares.
  • Se renueva la flora intestinal.
  • Disminuye el estrés oxidativo.
  • Reduce la inflamación crónica.

Al fin y al cabo, todos necesitamos unas vacaciones de vez en cuando para poder seguir rindiendo al máximo y digamos que eso es exactamente lo que hacemos con el ayuno, darle unas vacaciones a las hormonas implicadas en el metabolismo y a nuestro sistema digestivo, por ello se pueden contar tantos beneficios para la salud.

Mitos del ayuno intermitente.

El ayuno no es la mejor técnica para adelgazar.

Una vez vistas todas las virtudes, pasamos a desenmascarar los mitos que rodean al ayuno. Del primero ya hemos hablado un poco: no sirve para adelgazar. Como decíamos, el objetivo del ayuno es poner a descansar al metabolismo y al sistema digestivo, pero en ningún caso su objetivo es perder peso. Cierto es que con el paso del tiempo, si integramos el ayuno en nuestras vidas, y como consecuencia de la reducción de la resistencia a la insulina y al mejor funcionamiento del metabolismo en general, uno de los efectos colaterales será la reducción del peso, pero el ayuno no debe de hacerse como una dieta para adelgazar puesto que nos desmotivaremos al no obtener resultados rápido.


Voy a pasar hambre practicando el ayuno

Esto también es un mito, porque en realidad esto solo te ocurrirá durante los dos primeros días, en los que tus hormonas estarán enviando señales a tu cerebro de hambre para que le mandes alimento al estómago, pero pasados esos primeros momentos, digamos que tu organismo asume que no se le va a hacer caso y deja de hacerlo, por lo tanto, dejas de sentir hambre

Otra cosa muy común, cuando pensamos en ayuno, es creer que vamos a sentirnos muy débiles y no vamos a poder afrontar nuestra vida diaria y en realidad, esto tampoco es cierto. 

En realidad, el cuerpo tiene muchas reservas para obtener energía mientras no le damos alimento, por lo tanto, si tienes todos los niveles en su sitio, no deberías de sentirte sin energía para afrontar tu jornada habitual.

Cómo hacer el ayuno intermitente de manera correcta.

Si nunca has hecho ningún tipo de ayuno, te aconsejo seguir estos pasos antes de lanzarte a un ayuno de una semana o más.

Primero, haz un día de limpieza de frutas con manzana durante 24 horas. Consiste en comer manzana cada vez que te entre el hambre. Puedes comer tantas como quieras, si pasada media hora de haber comido una manzana, vuelves a sentir hambre, no pasa nada, puedes comerte otra.

Deja pasar mínimo 15 días para repetir la misma operación, pero cambiando las manzanas por uvas. Dejando pasar mínimo otros quince días, puedes repetirlo, pero esta vez, en lugar de manzanas enteras, tómalas licuadas.

Importante que ese licuado lo hagas tú en casa, no comprado, así te aseguras de que sólo estás comiendo manzana licuada. Puedes repetir pasados 15 días con licuado de uvas. 

Después de hacer esto, estarás más preparado para hacer el ayuno que prefieras, pero te aconsejo hacer ayunos largos de una semana a dos, porque la sensación de hambre pasará, en cambio con los ayunos intermitentes no le das tiempo al organismo a adaptarse y además los beneficios serán mayores si haces un ayuno de mínimo una semana. 

No es necesario hacer ayuno de más de 15 días ni de hacerlo más de una vez al año para disfrutar al máximo de todos los beneficios que tiene esta práctica ancestral. 

Si te interesa profundizar en la pérdida de peso, he preparado una clase online gratuita en la que te cuento cómo funciona tu metabolismo a partir de los 40 y qué debes hacer (y qué no) para lograr perder de manera definitiva esos kilos de más que ahora mismo no consigues quitarte.

Haz click en el botón de abajo para registrarte de manera gratuita.

¿Meditar, no sirve?

Hola! Aquí con la nueva entrega sobre estos pensamientos:

FILOSIFIA ORIENTAL Y LA ESPIRITUALIDAD.

Hoy si me permitís voy a leer mis notas, porque estaba leyendo a Krishnamurti, me encanta leer a los maestros de tiempos pasados, sobre todo gente que fue muy impactante y que tiene mucho que compartir.

Entonces ahora si me permitís voy a leer mis notas, esto no es contenido mío, es mi interpretación, no os voy a citar literalmente lo que dijo él, sino mi interpretación de lo que dijo, y como veo que se aplica a la medicina oriental, a las artes orientales, a la medicina tradicional china por ejemplo, y al pensamiento taoísta que es lo que sí que yo dominó y enseñó y práctico.

Entonces empezaremos diciendo lo que decía, que me encanta, que yo no soy tú gurú, yo no soy tu maestro, y que tú te tienes que convertirte en tu propio maestro y en tu propio discípulo, que todo conocimiento evidentemente viene de dentro, no te puede venir de fuera, te lo tienes que cuestionar todo, tú tienes que preguntar todo, no tienes que tomar nada por mucho que te lo diga una figura de autoridad… por mucho que baje dios del cielo no te lo creas.

No te creas nada de lo que te dicen: cuestiónatelo, plantéatelo, experimentalo, y si resulta verdadero en tu carne, en tu piel, en tu vida entonces acéptalo, pero no aceptes nada, ni siquiera lo que yo te digo, INVESTIGA.

Thrive Leads Shortcode could not be rendered, please check it in Thrive Leads Section!

De hecho yo se lo digo constantemente a mis clientes, la gente que viene a verme a la consulta para curarse les digo: mira no te creas nada de lo que te digo, simplemente dame una oportunidad y si resulta que te curas pues adelante… si no no te creas nada… Esto para empezar…

Después me ha encantado lo que ha dicho, me ha dicho, (bueno me ha dicho es como si acabo de tener una conversación con Krishnamurti).

Decía: “olvídate de sentarte a meditar en una cueva, o de la introspección, que la vida es relación, por lo tanto nunca vas a poder entenderte por ti solo”.

Eso de yo solito me voy a la montaña y medito y estoy conmigo mismo y mis pensamientos… OLVIDATE, la vida no es eso, la realidad no es eso, la realidad es que estamos todos interconectados y la vida sólo la puedes entender a través de la relación con los demás; así que relacionate con los demás y olvídate de estar solito. Me ha encantado…

Segundo punto: cuidado con el conocimiento, porque el conocimiento está en el reino del ego, el intelecto está en el reino del pasado.

Cita de Krisnhamurti: “el hombre seguro es el hombre muerto”.

Mucho cuidado con lo que estás seguro, mucho cuidado con tus convicciones, porque en el momento en que tú ya estás convencido de algo, ahí empiezas a morir y terminas de crecer.

Ahora te voy a citar a Rumi, una cita que dice: “vende tu conocimiento, vende tu inteligencia y compra sorpresa” … Compra curiosidad… vende tu conocimiento, vende tu sabiduría y compra Curiosidad.

¿Que quiere decir esto?, quiere decir que si estás muy seguro de ti mismo, si te posicionas; te llevará al altar y a la par, si te posicionas dejas de crecer.

Si empiezas a pensar en esto es lo correcto esto es lo incorrecto, esto es bueno, esto es malo, si empiezas a pensar en dualidad es porque tú te has enquistado en un posicionamiento, porque crees que ya lo sabes todo y ya tienes una opinión formada… ahí empiezas a morir y dejas de crecer.

La lección es: salte de la dualidad, salte del bien y el mal; a nosotros contra ellos, lo que está correcto lo que está mal, a la única religión, todos los demás equivocados todos esos son dualidades. Salte de la dualidad salte del 2 y vuelve al 1. El 1 que significa, el 1 es el Tao, el uno es de donde sale la dualidad. Antes de la dualidad cuando el hombre y la mujer eran 1.

El Tao es hermafrodita por así decirlo, el Tao contiene las dos dualidades en un solo concepto, y el Tao es como funciona de verdad el universo, el universo no piensa en una dicotomía, no piensa en dualidades, no piensa en diodos, no piensa en esto y aquello y en una sola verdad...

Esto es Tao, el Tao es cómo funciona el universo, cómo funciona el macrocosmos. También funciona el microcosmos entonces olvídate del 2 y vuelve al 1. En el pensamiento taoísta, en la filosofía oriental sobre todo en la filosofía china, en el Kung-Fu, en la medicina china, etc… hay una frase recurrente que es volver al 1, volver al 1 significa eso, olvidarte de la dualidad olvidarte de esto contra aquello lo bueno contra lo malo y vuelve al uno, en el uno no hay opiniones, en el uno no hay gurús, en el uno no hay expertos, en el uno no hay sabiduría, hay solo experiencia directa, conocimiento directo y esto es lo que nos hace avanzar…

Bien, continuamos. Este es el siguiente pensamiento: 

“Del pensamiento del pasado al futuro”.

Esto me lleva a que ayer estaba haciendo una sesión de terapia con el cliente; que tenía enfermedad muy grave tipo cáncer pero autoinmune de estas enfermedades raras autoinmunes pero muy difícil, y estaba luchando contra la enfermedad, se había posicionado en yo soy buena la enfermedad es mala. Y cuando le dije cómo se iba a curar se quedó a cuadros, le dije: Tienes que invitar a la enfermedad a tu vida, tienes que convivir con ella, os tenéis que hacer mejores amigas, tienes que empezar a amarla, tienes que empezar a entenderla y tienes que empezar a convivir con ella.

Esto me ha recordado mucho lo que decía Rumí: “que tú no puedes estar solo y estar contra el mundo y estar en la dualidad”, sino que tienes relacionarte y eso no sólo significa relacionarte con las otras personas si no que significa relacionarte con tu enfermedad, significa relacionarte con tus circunstancias, significa relacionarte con lo que está sucediendo, y esto es un hecho y es algo que conocemos en medicina china, que en el momento que dejas de luchar contra la enfermedad dejas de posicionarte y le das la bienvenida, y las saboreas y la experimentas, la invitas a convivir en tu vida, ven a vivir a mi casa duerme en mi cama, vamos a ser mejores amigas, vamos a tomarnos un café, vamos a hacer amigos, vamos a entendernos...

Desde ese momento y en ese momento cuando la persona lo hace de verdad… aquí está la vinculación, ahí es donde empiezan los milagros.

Y ya el último mensaje que quiero compartir contigo es:

“el intelecto”.

El conocimiento está en el pasado, no está en el presente. En el presente sólo ocurren las cosas y las cosas no las podemos vivir y entender desde el intelecto, sino desde la percepción directa, desde el conocimiento directo, no desde el conocimiento intelectual.

Entonces si quieres entenderte a ti mismo olvídate del conocimiento y de aprender y, empieza a entender.

Krishnamurti dice: “hay una gran diferencia entre entender y aprender”.

Entender, memorizar, saber, eso lo hacen intelecto y el intelecto siempre vive en el pasado porque; porqué es recordar lo que he aprendido. Recordar las lecciones del pasado no está en el presidente.

El presente no es algo estático, el pasado y el conocimiento es estático; si has aprendido un idioma o idiomas es algo estático, si has aprendido matemáticas es estático, todo lo aprendido es estático y vive en el pasado, el presente es dinámico, el presente está constantemente evolucionando y, eso no se puede aprender, eso solo se puede experimentar y entender, que es diferente de aprender, entonces para entenderte a ti mismo para entender tu enfermedad para entender tu presente tienes que vivirlo tienes que sentirlo tienes que tocarlo y eso sólo sucede a través de la emoción.

Porque la emoción es lo que nos lleva a la acción, si tú estás aquí entendiendo que la economía es muy mala intelectualmente, si los políticos son corruptos intelectualmente, si el sistema actual está roto, hay que crear un nuevo sistema… como no hay emoción no actúas no haces nada, pero qué pasa cuando a ti viene un banco y te quita la casa, es tu casa y te echan de tu casa… entonces emocionalmente… sales a la calle, coges la escopeta y te plantas delante del banco con una pancarta, te manifiestas, te agrupas, haces lo que haga falta de verdad, porque ahí sí que te has involucrado realmente.

Entonces la única forma de actuar es con la emoción, no con el intelecto. Te dejo con ese pensamiento.

Me ha encantado estar contigo. Te hablo Joaquín Almería, nos vemos en el próximo capítulo si te ha gustado por favor dale a compartir, visita mi web: www.joaquinalmeria.com y sígueme en Instagram, estoy haciendo últimamente una campaña de instagram que quiero compartir contigo, quiero que me sigas y te voy a dar unos regalitos, te voy a hacer unos chantajes éticos para que me sigas en Instagram, así que entra a través de mi web: www.joaquinalmeria.com y ahí tienes todas mis redes
Sociales. Pero quiero que te apuntes a instagram y me sigas.
Dale a compartir, sígueme en Instagram, visita a mi web y nos vemos muy prontito en el próximo vídeo o quizás en persona en alguno de los eventos que puedas venir, o en alguno de los cursos de los vídeos cursos que tengo, o en mis libros, como sea vamos a estar en contacto.

Te quiero muchísimo y quiero aportar más cosas a tu vida, el mundo es bastante oscuro; necesitamos un poquito más de luz y si yo puedo aportar algo de luz pues dormiré tranquilo y estaré contento…

Nos vemos en la próxima. Chao, chao ...

Thrive Leads Shortcode could not be rendered, please check it in Thrive Leads Section!

>