La mejor alternativa a las dietas «milagro»

¿Cuánto son de efectivas realmente las dietas para perder peso?

Llegó el verano y quieres lucir tu bañador en la piscina o en la playa. Pero… ¡Oh no! esos kilos de más que he cogido en invierno.

Y empiezas a buscar dietas en internet y a preguntar a tus familiares y amigos cuál es la mejor dieta.

Además, cada año aparecen nuevas dietas, pero… ¿son recomendables? Y te asaltan mil dudas. ¿Cuál es la más efectiva? ¿La más rápida? ¿La que será más fácil de cumplir? ¿La que tendrá menos consecuencias para mi salud? Todos nos hemos visto alguna vez en esta situación, o ¡más de una!

Bajar de peso, sentirse bien consigo mismo, mejorar su dieta o llevar un estilo de vida saludable son algunos de los objetivos que las personas se fijan todos los días.

Pero cómo conseguirlo es la pregunta que no todos saben responder.

La dieta keto, la dunkan, ayuno intermitente… demasiadas opciones y demasiada información contradictoria en internet.

Hoy en este artículo vamos a explicar cuál es la mejor opción para conseguir la salud y el cuerpo que deseas sin dejarte engañar por mil promesas de las dietas milagrosas y aclararemos por qué las dietas no funcionan y no deberían ser una opción para conseguir tu peso ideal.

Qué dieta elegir para perder peso

Cuál es la diferencia entre entre la dieta keto y una dieta baja en calorías. y entre estar a dieta y no estar a dieta y por qué las dietas no funcionan.

Estar a dieta qué significa? estar a dieta significa que tienes que privarte de cosas, que no puedes comer lo que te gusta. Y automáticamente el cerebro, como todo lo tabú, todo lo prohibido, lo desea más que antes. 

Estar a dieta significa contar calorías, contar carbohidratos, estar obsesionado con contar cosas, que de nuevo, esto lo que hace es sacar el foco mental de donde debería de estar.

Las últimas estadísticas además indican que en EEUU y en Europa, solo un 12% de las personas siguen la dieta que están haciendo lo suficientemente bien como para poder ver resultados. Esto es debido a que todas las dietas son muy difíciles de seguir porque no son compatibles con nuestro día a día, con nuestra vida social ni con nuestra cultura.

Otro problema que tienen las dietas, son las consecuencias que tienen en nuestra salud las restricciones alimenticias que conllevan.

Dietas restrictivas

Un claro ejemplo es la restricción en hidratos de carbonos que tiene la dieta cetogénica, que te permite comer solo entre 20 y 40 gramos al día de este macronutriente. Esta cantidad de carbohidratos pone en peligro directamente nuestra vida.

De los 3 macronutrientes que existen, las proteínas, los carbohidratos y las grasas, sólo dos nos dan energía, porque la proteína prácticamente no tiene un gran aporte energético.

Los carbohidratos nos dan 4 calorías por gramo, en cambio las grasas nos dan 9 calorías por gramo. Esto quiere decir que si sustituyes los carbohidratos por grasa, como te dicen este tipo de dietas, lo que vas a conseguir es engordar en lugar de perder peso, porque vas las grasas tienen un aporte calórico de más del doble que los hidratos.

Por eso es importante reducir las porciones y comer más veces al día. Para que el cuerpo asimile lo que necesita y no un exceso de calorías que se van a convertir en grasa corporal. Esto no lo recalcan las dietas.

Cómo obtiene la energía nuestro cuerpo

Otra cosa importante a tener en cuenta es de dónde saca el cuerpo la energía para el día a día. El cuerpo está diseñado para obtener la energía de los carbohidratos. Y la que le sobra la almacena en forma de grasa corporal. ¿Para qué almacena el cuerpo grasa corporal? Para los períodos de hambre o de escasez. Es un mecanismo de supervivencia. En esos períodos en los que antiguamente no había cosecha, o no había nada de que cazar o recolectar, el cuerpo al haber almacenado esta grasa, obtenía la energía de ahí para seguir con las actividades que requieren de esta fuente calórica.

Para hacer eso, el hígado se pone en modo cetosis para poder obtener energía de la grasa y no de los carbohidratos. El problema es que ahora no tenemos estos períodos de hambruna por lo general, y menos en el mundo desarrollado, por eso solo almacenamos y engordamos. Porque el hígado no se pone en modo cetosis, sino que está continuamente obteniendo la energía de los hidratos.

Sin embargo, poner el cuerpo en modo cetosis, a pesar de que puede ser muy tentador, por la idea de estar usando nuestros depósitos de grasa como alimento y con ello bajar centímetros, no deja de ser peligroso, ya que como hemos dicho es un modo de supervivencia para aguantar hasta que vuelva a haber comida. No deja de ser una manera de enfermar al cuerpo y nos lo indica con síntomas cómo cansancio, vómitos, mareos, dolores de cabeza, etc.

Por eso no es una dieta sostenible ni saludable a largo plazo.

Alternancia para desatascar el metabolismo

Lo que sí es saludable es ir alternando durante el día entre cetosis y no cetosis y ayuno. Porque lo que consigues con eso es regular correctamente el metabolismo y perder peso de manera natural. Y lo más interesante es que no es necesario hacer dieta para conseguirlo.

Cuando el metabolismo y el UPI (Umbral de Peso Ideal) están atascados y no funcionan correctamente y hacemos dieta y ejercicio pero no conseguimos perder peso, para desatascarlos usamos esta alternancia durante el día para poner trabajar al metabolismo y al sistema digestivo de diferentes maneras: obtener la energía de carbohidratos, obtener la energía de las grasas (cetosis) y no obtener la energía de ninguna parte (ayuno).

Con esto le damos pequeños descansos o respiros al cuerpo, lo que le ayuda a funcionar mucho mejor y como consecuencia perdemos peso.

Para hacer ayuno correctamente hay varias maneras y están todas explicadas en este artículo Ayuno intermitente. ¿Es la manera correcta para adelgazar y mejorar la salud?.

Es aconsejable hacer algún tipo de ayuno de vez en cuando entre otras cosas porque está más que demostrado que comer poco alarga la vida.

Pero no hacerlo como una dieta, como nos han vendido, sino como una manera de estar más sano y ayudar al cuerpo a regular el metabolismo y el sistema digestivo.

Como hemos visto, lo mismo ocurre con la cetosis. Entrar en cetosis unas horas al día, es bueno para nuestra salud, pero la dieta cetogénica está totalmente contraindicada.

Si quieres saber más sobre cómo perder peso sin seguir ninguna dieta ni ninguna rutina de ejercicios, no te pierdas esta clase gratuita que he preparado para que puedas aprender mi método desde tu casa de una manera sencilla y natural.

En esta clase online gratuita te cuento cómo funciona tu metabolismo y qué debes hacer (y qué no) para lograr perder de manera definitiva esos kilos de más que ahora mismo no consigues quitarte, desatascando para siempre tu metabolismo.

Haz click en el botón de abajo para registrarte de manera gratuita.

About the Author Joaquín Almería

>