Category Archives for Medicina Tradicional China

Fatiga Crónica – Sacudir las Plumas

En esta nueva entrega seguiré hablando sobre la fatiga crónica. Si tienes, o sufres de fatiga crónica, o alguna otra enfermedad rara similar a los de la fatiga crónica con síntomas de mucha pesadez, dolor muscular, mareos, decaimiento, depresión, irritabilidad, es muy posible que tengas el virus de Epstein-Barr.

Fue un virus que se descubrió en los años 80, no sé porqué cayó en desgracia, ya no se habla más de él. Si sufres de fatiga crónica, vete inmediatamente a que te hagan la prueba, a ver si tienes el virus.

De todos modos aunque no tengas el virus te recomiendo que leas el artículo anterior donde hablé de cómo en la Medicina Tradicional China hacemos las cinco diferenciaciones de:

¿Quién eres tú?¿Qué es lo que tienes? ¿Dónde lo tienes? y ¿Por qué te está afectando?

Que sepas, que independientemente si sufres de este virus de acuerdo a la MTC, se debe a una enfermedad del sistema inmune, nosotros lo llamamos el Wei Qi.

Es tu sistema inmune, a veces conocido como la camisa de hierro. Tiene la función de prevenir que agentes patógenos exógenos entren en el cuerpo. O patógenos exógenos auto-inducidos, que serían emociones negativas, patrones recurrentes de pensamiento, de auto sabotaje, culpa, miedos, tanto como contra contaminación electromagnética.

Hay muchas personas que sufren de fatiga crónica debido a la contaminación electromagnética y no saben que son sensibles a este tipo de contaminación. Para todo esto te voy a compartir hoy un ejercicio bien hecho, que muy poquita gente sabe para qué sirve.

Esta rutina está específicamente diseñada para fallos del sistema inmunológico, en concreto relacionados con los fallos del sistema inmune. Es imprescindible encontrar la raíz del problema.

De acuerdo a la MTC, si sufres de esto seguramente ha habido en tu vida una época de mucho estrés, un acontecimiento traumático que te tomó bajo de defensas físicas o emocionales.

Cosas así que te sumen en una depresión, que después se deriva en fatiga crónica. Te recomiendo que primero consultes un medico alópata, luego vayas a un experto en Medicina Tradicional China.

Si quieres consulta con nosotros deja un comentario aquí abajo, o ponte en contacto con nosotros.

Y entre estos dos profesionales hagas lo que se llama la medicina complementaria que es lo más inteligente. Que compares los dos mundos diametralmente opuestos, que son el pensamiento oriental y el pensamiento occidental y entonces decidas tú qué es lo que quieres hacer.

Y ahora pasamos a activar los puntos de acupuntura:

Debajo de la clavícula y antes de llegar al hombro hay una gran hendidura, allí están el punto 1 y 2 de pulmón, no hace falta que sea específico si estás en el 1 o estás en el 2, basta que hundas los dedos en esa zona y te hagas un masaje bastante vigoroso, en ese punto para despertar esa zona.

A esto le añadimos la respiración diafragmática, si te centras mentalmente en lo que estás haciendo vas a activar bilateralmente estos puntos, te dolerá bastante.

Después vamos a activar el punto 21 de vesícula biliar. Lo encuentras entre la base del cuello, donde el cuello se encuentra con la espalda y la montañita del hombro, a medio camino entre los dos notarás una hendidura que al apretar te dolerá. Te vas a dar un automasaje con los cuatro dedos para despertar el punto.

Estos puntos conectan con el elemento metal que va a proteger, la camisa de hierro que controla el Wei Qi de la superficie del cuerpo, para que no se te enganchen los patógenos exógenos.

Para prevenir los patógenos endógenos vamos a trabajar con el elemento agua, que junto con el metal, van a fortalecer tu sistema inmune y disminuirá la fatiga crónica.

El punto 23 de vejiga lo encuentras pasando los dedos por los laterales del cuerpo donde termina el músculo de la espalda, y comienza la cadera, en el punto donde los dedos se paran. Llevamos las manos hacia atrás y clavamos todos los nudillos en la zona del riñón, recorriendo una parte amplia.

Lo acompañamos con la respiración diafragmática, relajada y la atención dirigida hacia el proceso esto va a activar el sistema inmunológico relacionado con el elemento agua. Una vez activados estos puntos pasamos a hacer el ejercicio de Qi Gong.


Versión 1:

Relajamos los hombros y brazos permitiendo que caigan libremente (evitando usar la fuerza muscular) como un látigo sobre nuestro cuerpo, como si fuéramos a autoflagelarnos con los propios brazos. Ese movimiento de látigo hará que los brazos caigan de forma relajada y natural sobre el punto 23 de vejiga, balanceándose de lado, a lado.

Se puede hacer más rápido, más lento, más riguroso, esto hará que se caliente la zona del agua.

Con este ejercicio estimulamos sólo el elemento agua.


Versión 2:

Con el mismo movimiento suelto del ejercicio anterior subiremos a los puntos 1 y 2 de pulmón permitiendo que los brazos caigan y golpeen, vamos a darnos una palmadita , sin usar la fuerza muscular, solamente la inercia del cuerpo al moverse. Este ejercicio es también muy efectivo para la artrosis.

Con este ejercicio estimulamos los elementos agua y metal.


Versión 3:

Vamos a subir un poquito más al punto 21 de vesícula biliar, el punto del trapecio, está a medio camino entre la base del cuello y la montañita del hombro. Lo ideal sería que mientras un brazo va hacia atrás y golpea la zona de la vejiga 23 de riñón, el otro brazo de forma relajada sube, cae y golpea por delante los puntos 1 y 2 de pulmón, o un poco más arriba al punto 21 de vesícula biliar.

Con este ejercicio estimulamos los elementos agua y madera.


Estos ejercicios tan sencillos estimulan el sistema inmunológico de una manera muy potente.

Lo ideal sería hacerlo tres veces al día, durante 9 minutos cada sesión. O como mínimo 2 veces al día mañana y noche, preferiblemente antes de irte a dormir o antes de cenar con el estomago vacío.

Si te ha gustado mi artículo te pido por favor que lo compartas por las redes sociales, le des a me gusta, te suscribas a mi canal de YouTube, a mi blog para que juntos podamos llegar a más gente compartiendo contenido de valor para que todos tengan la oportunidad de mejorar su calidad de vida de forma natural y gratuita.

Seguiré hablando sobre la fatiga crónica. En el próximo vídeo te voy a explicar meditaciones, respiraciones, estiramientos de meridianos y truquitos muy importantes también para la fatiga crónica, así que estate atento.

Webinar Gratuito

Quieres aprender más sobre Tai Chi? Apúntate ahora a este Webinar, hay pocas plazas disponibles, apúntate ahora mismo.

Fatiga Crónica: cómo sanar

Hola a todos,

Hoy quiero hablaros sobre la FATIGA CRÓNICA. Estuve el fin de de semana pasado, con mi amigo Nacho Muñoz. Estaba dando una conferencia sobre ABUNDANCIA. Me sorprendió muchísimo que las personas que se levantaron a compartir y a preguntar el noventa y cinco por ciento tenía problemas de fatiga crónica.

Se convirtió aquello, casi en un curso, un taller sobre la Medicina Tradicional China más que sobre ABUNDANCIA.

Con lo cual me lleva a pensar que cada vez hay más, y muchísimas casos de personas con enfermedades raras, enfermedades autoinmunes, o con enfermedades como la fatiga crónica, que la medicina tradicional alopática no le da ningún tipo de solución. Por eso el artículo de hoy, quería dedicarlo completo a la fatiga crónica.

Voy a darte muchísimos tips, perlas por si tú tienes, o conoces a alguien que sufra de fatiga crónica. Lo primero es saber acercarse a una persona que pueda ayudarte.

Créanme que la medicina alopática tradicional no tiene casi nada que ofrecer a este tipo de enfermedades, sin embargo la Medicina Tradicional China te puede ayudar muchísimo. De hecho nosotros tenemos unas estadísticas en mi clínica privada propia y luego tenemos otros tipos de estadísticas que van entre ochenta y noventa por ciento de efectividad tratando este tipo de personas.

Lo primero que hacemos es detectar qué tipo de persona tengo delante. No todas las personas con fatiga crónica son iguales porque no existe la fatiga crónica. Existen sólo personas individuales, irrepetibles, con características únicas, que sufren de fatiga crónica.

Una buena DIFERENCIACIÓN. De qué elemento predomina etcétera.

De acuerdo a la medicina alopática cuando vamos al médico nos meten a todos en el mismo saco. Cuando no es lo mismo si tienes un tipo u otro. De cara a cómo lo vamos a tratar, qué ejercicios tienes que hacer, cómo tienes que comer etcétera.

Por eso es muy importante determinar qué tipo de persona lo tiene y luego qué tipo de fatiga crónica tiene esa persona, en particular.

Otro punto importante es determinar cuál fue el origen, punto, porque si no sabes cuál fue tu origen vas a darte mil veces contra la pared. Vas a intentar mil cosas, vas a volver a tu casa, vas a continuar haciendo lo que estabas haciendo en primer lugar, lo mismo que te causó la fatiga crónica.

Estarás de nuevo en el punto de partida y eso es muy frustrante.

El origen de esa fatiga en tu caso particular puede ser a veces por la alimentación, a veces por el descanso, Feng Shui, la zona donde vives, el trabajo que tienes, emociones y los pensamientos limitantes recurrentes que te dices a ti mismo cada día.

Es imprescindible instigar de dónde viene la fatiga crónica porque puede ser una intolerancia a un alimento.

Una de las personas que vi este fin de semana era intolerante al gluten. Si eliminara eso de su dieta desaparecería la fatiga crónica para siempre, sin fármacos y sin algún otro remedio.

Así que es muy importante acercarte a un profesional que te pueda entender y encontrar dónde está el problema.

Otra cosa importante que tenemos que entender es que la fatiga crónica viene determinada por un trío. El trío que causa siempre la fatiga crónica es: LA MENTE - LA DIETA - EL DESCANSO.

La mente quiere decir: si yo no soy feliz en mi situación amorosa, en mi situación laboral, en mi situación general eso va a causar fatiga en EL ALMA - MENTE - EMOCIONES - CUERPO.

Muy importante investigar la parte emocional. Después es muy importante investigar el aspecto de la dieta (cuando digo dieta, me refiero a lo que te pones en la boca y no a una dieta de perder peso).

Haz de observar qué es lo que te pones en la boca y te está causando dolor.

Si prefieres puedes irte a un centro médico y gastarte 500 € para que te hagan todas las pruebas o puedes simplemente escuchar a tu cuerpo cada vez que comes.

Si como arroz me sienta fatal. Si como pan me sienta fatal. Si como marisco me sienta fatal, si como espinacas, el día siguiente me sale sarpullido.

Hay que prestar atención porque cada uno sabe que si toma alcohol le sienta mal.

Tu cuerpo te da señales, escúchalas. Y así sabrás qué elemento tienes que eliminar de lo que comes habitualmente, juega con eso.

Pásate una semana entera sin comer pan, sin tomar alcohol, sin tomar algo que sospechas que te sienta mal. De repente en esa semana de descanso observarás que te sientes mejor y ¡Voilá!. Allí tienes tu respuesta. Otro factor a tener en cuenta, que a priori es contra intuitivo, aunque estés fatigado debes hacer ejercicio. Debes activarte, es una pescadilla que se muerde la cola.

Estoy fatigado, no tengo energía, no me muevo, cuanto menos me muevo menos energía tengo.

Haz ejercicios del tipo QiGong, Tai Chi, Yoga, sevillanas, pasear el perro, bailar, algo que te guste hacer, que no te canse demasiado pero te active.

Verás que cuanto más ejercicio haces más enérgico estás.

Es una de esas paradojas de la vida que funcionan. Limítate a lo que puedas hacer pero manténte en movimiento, mueve la energía, la sangre, el espíritu, a ti.

El descanso. Si no descansas bien, si no duermes bien no vas a tener energía. Es importante ver:

¿Qué tal duermes?
¿Te cuesta conciliar el sueño?
¿Te despiertas descansado, refrescado?

Te recomiendo que mires atentamente tu sueño. En otro artículo te daré consejos para dormir mejor. Quiero que investigues esas causas de la fatiga crónica.

Que sepas que hay solución.
Que sepas que hay esperanza.
Que sepas que hay una forma distinta de sanar tu cuerpo.
Completamente diferente a lo que has probado hasta ahora y funciona.

Y eso puede ser la Medicina Tradicional China, el Qi Gong u otra cosa pero que nunca, nunca, nunca, te rindas.

Que sepas que tu cuerpo ha nacido como una máquina de sanarte y si ahora no puedes autosanarte , es porque algo está interfiriendo con este mecanismo perfecto y maravilloso de autosanación.

Observa, escúchate, a ver si puedes saber qué es lo que te debilita, si es lo que estás comiendo, la falta de ejercicio, si es que no duermes bien. Si es que tienes mucha contaminación electromagnética cuando duermes en tu casa. 

O en tu trabajo, o tienes una serie de patrones negativos de pensamiento que te están haciendo muy infeliz. Busca la paz y la felicidad. Porque esto es muy importante!

Te dejo un mensaje de esperanza.

Tú puedes.

Estás diseñado para sobrevivir a eso y muchísimo más.

Busca las interferencias que no permiten tu sanación.

Que sepas no estás solo, envíame un correo electrónico, contáctame. Comparte y sígueme, subscríbete a mi canal de youtube, instagram porque voy a seguir hablando muchísimo más sobre la fatiga crónica. Te seguiré dando consejos de cómo superarlo.

ESTAMOS AQUÍ PARA ACOMPAÑARTE EN MEJORAR TU CALIDAD DE VIDA.

Webinar Gratuito

Quieres aprender más sobre Tai Chi? Apúntate ahora a este Webinar, hay pocas plazas disponibles, apúntate ahora mismo.

>